Rubén Vázquez Pérez

Ciudad de México. Antes del mediodía de este Martes renunció el Secretario de Hacienda y Crédito Público, Carlos Manuel Urzúa Macías, no sólo por mantener muchas discrepancias de política económica, sino porque muchas decisiones de política pública, dijo, se toman sin el suficiente sustento.

Al mismo tiempo, explicó en la misiva que dirigió al Presidente Andrés Manuel López Obrador, que es inaceptable que le hayan impuesto, por influyentismo, a funcionarios que desconocen lo relativo al manejo de la hacienda pública.

“Estoy convencido de que toda política económica debe realizarse con base en evidencia, cuidando los diversos efectos que ésta pueda tener y libre de todo extremismo, sea éste de derecha o izquierda. Sin embargo, durante mi gestión las convicciones anteriores no encontraron eco”, dice el texto de la carta.

A continuación, el texto íntegro de la renuncia:

Ciudad de México. El presidente Andrés Manuel López Obrador celebró la aprobación en el Senado de la República del Tratado de Libre Comercio (T-MEC) con Estados Unidos y Canadá, porque sucede, dijo, cuando en México se despliega una nueva y mejor política económica horizontal que busca que los beneficios del crecimiento lleguen a todos.
Dijo que la aprobación del nuevo tratado comercial con las naciones vecinas del norte se produce en un momento oportuno y muy importante en el que se impulsan actividades productivas, se crean empleos, se fortalece al mercado interno y hay una política para el bienestar de la gente “como nunca se había visto”.

Ciudad de México. Con 114 votos en favor, cuatro en contra y tres abstenciones, el Senado de la República aprobó el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), suscrito por los tres países en Buenos Aires, el 30 de noviembre de 2018. Como parte de los trabajos del Segundo Periodo Extraordinario de Sesiones, los senadores también ratificaron los seis acuerdos paralelos entre los gobiernos firmantes.

Este nuevo acuerdo comercial tripartita sustituirá al Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que entró en vigor el 1 de enero de 1994. El dictamen avalado señala que el T-MEC fortalece la competitividad de México como plataforma de producción y exportación; promueve una mayor participación de más industrias y empresas del país en las cadenas globales de valor y fortalece la proveeduría regional.

Mantiene el libre comercio para todos los bienes originarios de la región, por lo que las exportaciones mexicanas de este tipo seguirán gozando del acceso preferencial y continuarán exentas del pago de arancel en los mercados estadounidense y canadiense, se agrega.

Señala que para evitar que se obstaculice el comercio en la región, el Tratado preserva el compromiso de no aplicar impuestos a la exportación entre las partes, a fin de asegurar abasto suficiente de bienes de consumo, insumos y materias primas de calidad, a precios competitivos.



Página 2 de 13