Al PRI, Mesa directiva y Junta de Gobierno del Senado; “es el año de la sucesión y haremos valer lo que somos”: Gamboa

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • La jugada de Gamboa y el espectro del maiceo…

    Rubén Vázquez Pérez

    Vaya jugada la de Emilio Gamboa Patrón...

    Fue como la del experto billarista que, al tirar, golpea exacto con la fuerza y el efecto necesarios, en el punto en el que sabe logrará la carambola de tres bandas, sin que ninguna de las esféricas choque entre si.

    Y si e incluso más: al detenerse, quedan las bolas dispuestas de tal modo que es como si la intención hubiera sido acomodar la ejecución de su siguiente tiro, uno que le habría de hacer ganar, en el momento más oportuno, justo cuando el juego casi termina.

    En el deshoje de la margarita de los últimos días de Agosto –“me agandallo la presidencia y la junta de coordinación en el Senado; no me las agandallo, si me las agandallo…”-, el político yucateco no sólo provocó que el panismo perdiera los estribos y exhibió a algunos de ellos como víctimas de una de sus peores miserias, la traición.

    Al mismo tiempo, Gamboa se aprovechó de ésta y aseguró los buenos oficios de un importante aliado en la Presidencia de la Mesa directiva de la Cámara alta, el senador calderonista Ernesto Cordero.

    El aún panista, en esto del “pase automático” o cómo convertir al actual procurador, Raúl Cervantes Andrade en el primer Fiscal General de la Nación, no hará sino lo que su nuevo padrino político, Gamboa, le diga para que realmente sea un auténtico e infranqueable valladar.

    Uno que, durante los próximos nueve años, rechazará cada intento de la oposición, del nuevo gobierno o del Fiscal Anticorrupción que se nombre, por indagar corruptelas durante la actual administración que casi termina, expedientes de la Casa Blanca y Odebrecht incluidos.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.